EDITORIAL BUENAS NOTICIAS JULIO 2016

“Si los hombres no construyen, ¿cómo vivirán?” Esta afirmación de los Coros de la Roca de T.S. Eliot es muy pertinente para los tiempos de guerra y destrucción que vivimos. No es una exageración afirmar esto frente a los atentados terroristas de los que somos testigos a nivel mundial, así como las protestas por falta de agua y comida que se realizan a diario en todo el país; pareciera que estamos en la era de la destrucción, del caos, del mal y la muerte (de miles si hablamos de la violencia en Venezuela). Pero cuando vemos el trabajo que Sumito Estévez realiza junto a su equipo de la Fundación Fogones y Bandera en Margarita, promoviendo una nueva generación de emprendedores gastronómicos en alianza con las comunidades y el gobierno local, generando impacto social, económico y turístico; a Sor Julieta, que entrega su vida en San Félix para que jóvenes, hombres y mujeres, aprendan un oficio y emprendan; el impulso que tantos actores le están dando al turismo sostenible a través del cacao en Paria; o cómo el joven José Tigrero está comenzando su taller mecánico en Valencia, es evidente que el mal no tiene la última palabra.

Por eso hacemos nuestras las palabras del escritor británico que siguen así: “En lugares baldíos construiremos con ladrillos nuevos; hay manos y máquinas, y barro para nuevo ladrillo, y cal para nuevo cemento; donde los ladrillos estén caídos, construiremos con piedra nueva; donde las vigas estén rotas, construiremos con madera nueva; donde la palabra no esté dicha, construiremos con habla nueva; hay trabajo juntos, una Iglesia para todos y un trabajo para cada uno; cada hombre a su trabajo”

Comentarios